La poesía sirve para hacer un lenguaje que complica, abre y entorpece y amplía la comunicación"

Ángela Segovia nace 1987 en Navas del Marqués (Ávila), un lugar donde "el invierno nunca es apacible, da un poco de miedo, el viento es violento y parece traer agujas a la piel". Ha publicado ¿Te duele? (V Premio Nacional de Poesía joven Félix Grande, 2009) y de paso a la ya tan (ártese quien pueda, 2013). "Qué extraña actividad esta de escribir, los días pasan acelerándose y paralizándose, como si fuera la misma cosa". En 2015 y 2016 es becaria de creación en la Residencia de Estudiantes. "Aquí pasan y no pasan las cosas, a veces cuando vuelvo de noche y entro por el camino donde los árboles de olor, veo al fondo los edificios, rodeados de negrura, y con las ventanas restallando de luz amarilla, y me parece cosa de otro mundo". Su proyecto teatral Cuarto para niños vivos que no quisieron nacer participó en los V Encuentros Magalia de Teatro Alternativo. Hizo las piezas de investigación escénico-poética Guerra-vacas (Espacio La Nave, Madrid, 2009), El muro esta noche el río eclíptico (Zírculo Inestable de Tiza, La Tabacalera, Madrid, 2011), Ganas dan decirte muchas de (Festival Intersecciones Poéticas, 2015) y Archiva vía metalada (Picnic Sessions, CA2M, Móstoles, 2015). Desde hace varios años participa activamente en Euraca (seminario de investigacion en lenguas y lenguajes de los últimos días del euro) y actualmente está escribiendo su tesis doctoral que lleva por título. Formas insurgentes de la poesía chilena postgolpe. "Creo que fue mientras caminaba en mitad de la carretera bajo la lluvia, el cuerpo se liberaba, todo estaba por suceder, y al tiempo, todo había sucedido ya, es sólo un instante, exactamente esa clase de gesto que... me gustaría que fuera la vida, extenso extenso extenso, un puro accidente, más o menos borroso, más o menos feliz, más o menos extraño."

[Fotografía © 2016, Álvaro Segovia]