Vidas breves

Prólogo de Juan Pimentel

Una cuidada selección de 51 biografías breves en la que John Aubrey revela detalles insospechados de las vidas de escritores, filósofos, matemáticos y astrónomos de los siglos XVI y XVII como William Shakespeare, Edmund Halley, Thomas Hobbes, John Pell, Milton, Erasmo o Tomás Moro entre otros. Con prólogo de Juan Pimentel.

«¿Pero quién fue John Aubrey?», se pregunta Juan Pimentel en el excelente prólogo que acompaña esta edición: «Un gentleman venido a menos –nos dice–, un diletante enamorado de la vida en tiempos de la revolución puritana, […] anticuario, aficionado a las ciencias naturales, autor perspicaz e irónico…».

Este libro combina las mejores virtudes del relato y la biografía, y revela episodios de la vida de conocidos escritores y filósofos de los siglos xvi y xvii (Shakespeare, Milton, Erasmo, Hobbes, entre otros) y de notables científicos y matemáticos en una época en la que la edad moderna se estaba inventando, y ser astrólogo y hechicero era tenido por la misma cosa.

La infinita curiosidad de John Aubrey, bajo la premisa de ver, oír y anotar, va hilando una red de vidas por medio de jugosísimas anécdotas, «la letra menuda de la historia», y las escribe como quien cabalga unas veces al paso y otras al trote, sin necesidad aparente de llegar a parte alguna, pues de ningún modolas escribió para ser publicadas, aunque se cuidó de poner el manuscrito a buen recaudo. Según Elias Canetti, si algo lo enfurecía es que las cosas fueran destruidas u olvidadas.

Se trata, a fin de cuenta, uno de los libros favoritos de escritores y críticos literarios de la talla de Canetti, Borges, Alberto Manguel, Marcel Schwob o Lytton Strachey, entre otros.

Conviene señalar que es la primera vez que una selección de las Vidas breves de Aubrey que se publica en España.

Así, de Vidas breves se ha dicho:

     «Aubrey tenía el hábito de tomar apuntes sobre sus contemporáneos y de los de generaciones anteriores. Era cuidadoso, tenía un ojo infalible para todo lo que resultaba de interés y poseía ―era casi inevitable por aquellos días― un estilo dotado de un talento natural. El resultado es que sus Biografías breves es visto como de lo más importantes del siglo diecisiete acerca de Inglaterra, uno de los libros que mejor se leen. Una biografía debe ser tan extensa como la de Boswell o tan breve como la de Aubrey.» Lytton Strachey

     «En el siglo XVII, el genial John Aubrey sorteó las biografías del tamaño de novelas y redujo tales vidas a la medida de un minicuento, concentrándose en ciertos episodios que él juzgó (y que tal vez son) esenciales. Sus discípulos fueron Marcel Schwob y Jorge Luis Borges, y hoy son Pierre Michon y René de Ceccatty.» Alberto Manguel, Babelia

     «John Aubrey, desde su juventud interesado en todo tipo de quehacer artesanal, pero a la vez en las tradiciones orales de un mundo anterior a los libros. No desdeña nada de lo que le cuentan, lo escucha todo, también historias sobre aparecidos y fantasmas; todo cuanto le cuentan es poco para él. [...] Todo es objeto de esta curiosidad, que no establece diferencias, pero lo que más le atrae es la gente, las razones de su diversidad: eso es lo que interesa a Aubrey; el número de personas sobre las que transmite cosas en infinito. Lo que anotaba sobre la gente era siempre un principio; dejaba sitio para más, que podría añadirse luego. Tal vez no pasara de una frase o llegara a escribir cientos; cada una de ellas transmitía algo concreto y memorable. Lo que hoy día es desprestigiado como anécdota por cualquier necio, constituía la riqueza de Aubrey. Basta con maginarse aquel tomo único con información sobre unas ciento cincuenta personas, en el que hay más sustancia que en veinte novelas juntas. [...] Lo que más rápidamente envejece es lo que se redondea y se vuelve libro. En Aubrey todo conserva su frescura. Cada noticia está ahí por sí misma. Uno siente la curiosidad con que fue acogida. Aun sobre el papel despierta curiosida. [...] Por eso se agita sin descanso y consigue que el valor de novedad coincida con el de eternidad.» Elias Canetti, 1978

     «Parafraseando la diferencia entre la novela y el cuento según Cortázar, lo que James Boswell alcanza a los puntos, John Aubrey lo gana por nocaut.» Juan Pimentel, del prólogo

     «El más extraño libro de cuantos hayan alcanzado la fama literaria.» Richard Barber, historiador británico

18,00 €
Páginas: 256
ISBN: 9788495291479
Marzo 2017

John Aubrey

John Aubrey (12 de marzo de 1626 – 7 de junio de 1697) fue arqueólogo, anticuario, viajero y escritor inglés.

Fernando Toda Iglesia

Fernando Toda Iglesia (Porto Alegre, Brasil, 1952) es catedrático de la Universidad de Salamanca, donde imparte clases de traducción literaria y audiovisual, y fue profesor de Historia de la Lengua Inglesa en la Universidad de Sevilla.